Chiste la apariencias engañan

chiste malo

 Si tu marido llega a casa despeinado con la camisa son botones y lápiz labial en la cara no descartéis que se haya peleado con un payaso. 


Comentarios