chiste dolor de garganta

chiste malo

 Mira, cuando me noto los primeros síntomas voy a mi casa y le hago una mamada a mi marido. 

¡Remedio santo!

Al día siguiente

Tu marido no podía creer que fuera idea tuya

Comentarios