Tener poderes sanadores

 

chiste corto
Cuando te ocurren vivencias en la vida inverosímiles y cuesta de plasmar en un chiste corto. En esta ocasión os cuento algo que me sucedió con Mingo y un imán en el barrio del Rabal. La historia fue algo más larga y con otras tomaduras de pelo por medio, pero este frase fue la detonante de mis risas


 Gracias Mingo

Comentarios