Confundir teléfono con plancha

chiste de médicos; chiste de tontos
Dígame, ¿qué le ha pasado en esa oreja?
Cuando estaba planchando llamaron al teléfono, me confundí y contesté
¡que mala suerte! ¿y en la otra?
Se puede creer que el muy inepto me volvió a llamar?

Comentarios

  1. Por eso no quiero planchar nunca, no vaya a ser que me llamen por teléfono.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gran decisión, cuidado con los calzoncillos que no se planchan, algunas arrugas las carga el diablo

      Eliminar

Publicar un comentario